Available in English

La medición

La mariposa es más pequeña que la hoja. La hoja es más ancha que el palito.

¿Qué es la medición?

La medición sirve para averiguar el tamaño, el peso o la cantidad de algo. Podemos medir con unidades estándar, como pulgadas y libras, y usando instrumentos como reglas y balanzas. También podemos medir usando objetos que nos rodean: por ejemplo, podemos medir la longitud de un palito alineando monedas de un centavo junto a él sobre el piso.

 ¿Por qué es importante aprender a medir? 

La gente necesita medir cosas todos los días. Por ejemplo: “¿Cuánto hay que caminar para llegar a la escuela?” o “¿Cuánta harina necesito para hacer un pastel?” Algunas áreas de las matemáticas y las ciencias también usan la medición para resolver problemas. Conocer las unidades estándar y cómo las unidades se relacionan entre ellas nos ayuda a comunicarnos acerca de las cosas que medimos.

¿Qué deben saber los niños sobre la medición? 

Los niños necesitan entender:

  • Qué medir y por qué. Si queremos saber si un juguete va a caber dentro de una caja, mediríamos la longitud, ancho y altura del juguete, pero no su peso. 
  • Qué tipo de unidades usar. Los niños deben saber si conviene usar unidades grandes o pequeñas de medición. Por ejemplo, podemos medir juguetes grandes usando una mano como unidad de medida, pero conviene usar una regla con pulgadas (o centímetros) para medir juguetes pequeños.
  • Cómo usar los instrumentos de medición. Los niños deben saber cómo usar los instrumentos de medición para obtener una respuesta precisa. Por ejemplo, deben alinear el instrumento de medición con el borde del juguete y asegurarse de que no haya espacios o unidades superpuestas.

¿Cómo podemos ayudar a los niños a aprender sobre la medición?

Para aprender sobre la medición, practiquen medir y comparar objetos en la vida diaria. 

 Bebés y niños pequeños

  • Conversen sobre el tamaño de los objetos usando expresiones como más grande, más pequeño, más largo y más pesado. Por ejemplo, “¡Mis zapatos son más grandes que tus zapatos!” o “¿Cuál palo crees que es más largo?”
  • Conversen sobre lo que significan las comparaciones. Cuando están comparando, agregue detalles adicionales. Cuando su hijo diga: “Tus zapatos son más grandes que los míos”, usted puede comentar usando la palabra opuesta: “¡Así es! Tus zapatos son más pequeños que los míos”. O puede ser más específico: “¡Así es! ¡Mis zapatos son más largos que los tuyos!”

Niños de edad preescolar y niños más grandes 

  • Midan objetos en distintas habitaciones. Pueden medir usando objetos que tengan en casa, como piolín o lápices. También pueden usar las partes del cuerpo para medir, como las manos y los brazos. 
  • Después de medir, comparen. “¿Cuál objeto es más ancho?” “¿Alguno de los objetos es más alto que tú?”
  • Midan el mismo objeto de distintas maneras. Pídale a su hijo o hija que mida un palo usando monedas de un centavo y luego usando monedas de 25 centavos. “¿Cuánto medía el palo cuando lo mediste con monedas de un centavo? ¿Y cuando lo mediste con monedas de 25 centavos? Pregúntele por qué las medidas son diferentes.
  • Usen el mismo instrumento de medición de distintas maneras. Coloque un objeto en el punto medio de la regla y pregúntele a su hijo o hija cuánto mide. O coloque el objeto al final de la regla para que quede alineado con los números más altos. Esto le ayudará a entender que las pulgadas o los centímetros son unidades para medir objetos y no tan solo números para contar.

Autores de la actividad

Michelle A. Hurst, Amy Claessens, and Susan C. Levine